frutas y verduras

Lácteos, frutas y verduras dominan la dieta “ideal”, y hay pocas harinas

Posteado en Otros     agosto 12, 2017

En el desayuno, más leche y menos mate cocido con azúcar. Más queso sobre tostadas de pan negro que mermelada sobre rodajas de pan blanco. Para el almuerzo o la cena, el arroz integral desplaza a los fideos con tuco, se suman ensaladas como entrada y varias frutas frescas para el postre, en reemplazo de un flan o una mousse de chocolate. Son sólo algunos ejemplos de los cambios que empiezan a producirse en la mesa cuando se adopta una dieta sana, tal como la recomiendan los nutricionistas.

La “Canasta Saludable de Alimentos” fue elaborada por la Escuela de Nutrición de la UBA y el CEPEA como un “espejo” de lo que indican las Guías Alimentarias para la Población Argentina, con aval científico, sobre cómo debería conformarse una alimentación saludable.

¿Qué contiene la canasta? A un adulto promedio, los especialistas le recomiendan consumir cada día medio litro de leche o yogur, 500 gramos de frutas y otros 500 de hortalizas variadas. A eso le suman 200 gramos al día de huevos y carnes varias (privilegiando las magras), 40 gramos de quesos, dos cucharadas de aceites y 120 gramos entre un grupo que incluye cereales y panes integrales, fideos de sémola, avena y distintas legumbres.

En esta dieta quedan en un segundo plano alimentos como el pan común, galletitas de agua, pastas comunes, arroz blanco, papa, batata y choclo, con sólo 100 a 120 gramos diarios entre todos. Aunque más relegada aún queda el azúcar de las infusiones, con un límite de cuatro cucharaditas diarias; y productos como galletitas dulces, bizcochos, dulces y mermeladas y facturas, con un tope de 50 a 60 gramos por día entre todos.

Al tiempo que fijan este ideal, los expertos también advierten que la dieta actual es prácticamente opuesta. En promedio, según un estudio del CEPEA difundido en 2015, los argentinos comen más del doble de carnes, harinas y dulces que lo ideal. Mientras que se llevan a la boca sólo un tercio de las frutas y legumbres necesarias; menos de la mitad de las verduras y una cantidad de lácteos 43% inferior a la recomendada.

“Nuestra dieta -concluyen- apenas alcanza un 40% del estándar posible y los mayores desvíos ocurren en los bajos consumos de los grupos más saludable, así como en excesos de harinas, azúcares y sodio.”

La mayoría cambia de hábitos para comer mejor

Aunque distintas investigaciones coinciden en que la dieta de los argentinos está muy lejos de lo ideal, la mayor parte de la población parece haber comenzado a tomar conciencia y al menos intentó hacer algo al respecto. En una encuesta nacional reciente de la consultora Kantar Worldpanel, el 63% de los argentinos dijo haber cambiado sus costumbres en el último tiempo para tener una alimentación más sana. Lo más común entre ellos fue haber reducido o eliminado comidas altas en grasas, azúcar y sodio. “Los más conscientes de su alimentación registran un consumo inferior al promedio en aceites, aderezos, papas fritas y snacks, margarina, dulce de leche, hamburguesas y prefritos de pollo”, detallan. Hallaron a su vez que el consumo excesivo de harinas y de grasas son “los hábitos más difíciles de modificar”. En el sondeo, sólo un 29% de la gente se declaró “muy preocupada” por su alimentación. Un 44% dijo estarlo en un nivel intermedio y otro 27% indicó que el tema le importa “poco”.

FUENTE: Clarín